Periodismo social, político y de investigación.
Mi Opinión
Mi Opinión
El riesgo psicosocial en los centros de trabajo.
.

Históricamente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es la única agencia tripartita de la ONU, que reúne a gobiernos, empleadores y trabajadores de 187 Estados miembros (entre los que se encuentra México), a fin de establecer normas para el trabajo, y la formulación de políticas y programas para la promoción del trabajo decente tanto en mujeres y hombres. De estas políticas se destaca la Metodología SOLVE (resolver), que integra la promoción de la salud en las políticas de seguridad y salud en el trabajo, contribuyendo a la prevención de los riesgos psicosociales y el bienestar en el lugar de trabajo; en ochos vertientes: estrés, adicciones, sueño saludable, nutrición, VIH/SIDA, estrés económico, violencia y actividad física.

Resultado de lo anterior y de la búsqueda empecinada de “salvar a México” y hacerlo un país de avanzada, en julio de 2015, surge en México a través de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, el Programa Nacional de Bienestar Emocional y Desarrollo Humano en el Trabajo (PRONABET), con el divino intento de promover en los centros de trabajo la prevención, identificación y acompañamiento a situaciones de estrés, falta de actividad física, obesidad y adicciones que enfrenta el sector laboral del país. “Tratando” de esta forma, de que las empresas registren un incremento en su productividad/competitividad, y un descenso en el número de accidentes laborales o gastos médicos. Este discurso incluye además, el argumento de venta, de que trabajadores y empleadores tengan autocuidado y autogestión de sus emociones, comunicación asertiva, y que con este programa, las empresas cuenten con personal motivado y saludable, tanto física como emocionalmente.

Es un buen intento sin duda, de promover las tan necesitadas acciones de bienestar emocional y desarrollo humano en el trabajo. Pero, el discurso de venta no incluyó los famosos “PAS”: procesos administrativos sancionadores, o multas; para aquellos centros de trabajo que no cuenten con las medidas necesarias previstas por este programa. El 26 de octubre del año pasado, el DOF (Diario Oficial de la Federación) publicó, un proyecto de Norma Oficial Mexicana denominada “PROY-NOM-035-STPS-2016, Factores de riesgo psicosocial-Identificación y prevención”, a cargo de Édgar Mauricio Acra Alva, Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Seguridad y Salud en el Trabajo. Este proyecto de NOM, ya ha sido aprobado y entra en vigor en este mes. Así es, a partir de mayo de 2017, en los centros de trabajo deben existir acciones concretas para la identificación y prevención de factores de riesgo psicosocial.

El riego psicosocial puede ser definido como, la contingencia o proximidad de un daño a la integridad psicológica de una persona o un grupo, resultado de su interacción con su entorno cultural, físico o de situación. En el trabajo, y de acuerdo a la “Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo”, los riesgos psicosociales se derivan de las deficiencias en el diseño, la organización y la gestión del trabajo, así como de un escaso contexto social, y pueden producir resultados psicológicos, físicos y sociales negativos, como el estrés laboral, el agotamiento o la depresión.

Algunos ejemplos de condiciones de trabajo con altas cuotas de riesgo psicosocial son: cargas de trabajo excesivas, exigencias contradictorias y falta de claridad de las funciones del puesto, falta de participación en la toma de decisiones que afectan al trabajador y falta de influencia en el modo en que se lleva a cabo el trabajo, gestión deficiente de los cambios organizacionales, inseguridad en el empleo, comunicación ineficaz, falta de apoyo por parte de la dirección o los compañeros, acoso psicológico y sexual, violencia ejercida por terceros; sólo por mencionar algunos.

Hasta aquí todo suena romántico y muy productivo para las empresas. Pero ni la STPS, emisora de esta NOM, tiene los requerimientos mínimos para cumplir con esta norma al interior de su centro de trabajo ni con sus propios trabajadores. Pero será capaz de emplazar y hasta sancionar este tipo de carencias en las empresas. Hay que predicar con el ejemplo, la STPS es factor de riesgo psicosocial para muchos de sus propios trabajadores. Así como otras Secretarías (es un secreto a voces) son ineficientes y contradictorias en su razón de ser y sus acciones.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social, como dependencia del Poder Ejecutivo Federal, y teniendo a su cargo el desempeño de las facultades atribuidas en la Ley Federal del Trabajo, esperemos antes de ir con la segadora, pueda orientar y capacitar a las empresas en esta materia, sin olvidar, que el buen juez por su propia casa empieza.

Más de este tema en nuestra siguiente participación.


Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com