Columna
Espiridion Conde Nieva
Movimiento Stalinista de Reconstrucción Naiconal
03/Ago/2019

 

Asumo la responsabilidad de ser aplaudido por los adversarios de Morena al señalar el desprestigio al que se perfila esta  formación política, si conjuntamos las iniciativas que desde algunos de sus gobiernos y congresos locales se plantean e intentan materializar, los cuales contravienen a todas luces el espíritu y orientación de una revolución de conciencias que se pretende lograr. Los casos difundidos por los medios acerca de Baja California, Tabasco e Hidalgo deben prevenirnos sobre lo delicado que resulta continuar tales ideas, que supongo que suponen, pudieran apoyar el esfuerzo que a nivel nacional se defiende con el entusiasmo de sus seguidores.

La explicación puede encontrarse en la convocatoria con que se armaba este tercer intento de llegar al poder de AMLO, lo que atrajo sin restricción alguna a figuras políticas de toda la geografía nacional para fortalecer las posibilidades de triunfo, creando para estos personajes una muy rápida conversión ideológica con el fin de abordar a tiempo una especie de arca de Noé, en cuanto a poder e influencia. Aspectos rescatables pueden verse en la figura de Tatiana Cloutier, el luchador social potosino conocido como “El Mijis”, o tal vez el poblano Barbosa, aun cuando en tal oleada se ubicaron nombres de escasa pasta conceptual de lo que ha significado por decenios la lucha obradorista. En este paquete caben perfectamente muchos de los espacios que ahora se ocupan en los congresos, donde lo que en justicia debemos destacar, es que en la mayoría no hace tanto daño como los señalados

Para quienes nos quejábamos que en Tlaxcala no se vio reducción salarial alguna para los diputados locales, acaso una disminución en sus escandalosas prestaciones; la eliminación decretada de curules que pasó de 32 a 25 significó acaso que no se aumentara el presupuesto general del órgano. Así la machaconamente sugerida  austeridad en la legislatura tlaxcalteca está  bastante lejos de ser observada, con la aditiva de que tales representantes populares decretaron para sí una partida presupuestal de apoyos y obras en sus distritos para obtener los famosos “moches”. Con todo y lo reseñado estos inocentes, con sus pifias de procedimiento legislativo y su notoria incapacidad, no pasan a ser los grandes enemigos de la causa como se observa por otras geografías.

La otra explicación puede buscarse en la absorción por el aparato gubernamental de los agente de la política que daban rumbo y congruencia al partido en los estratos de acción con la ciudadanía. El paso de dirigentes a funcionarios, abrió verdaderos boquetes de conducción y elaboración de estrategias para sostener, difundir y ampliar el ámbito del naciente partido y, acaso, quienes quedaron a cargo deben actuar a la defensiva frente a los cuestionamientos desestructurados incoherentes y perversos de los sostenidos adversarios de El Peje, que esperaban una dosis sustancial de tregua y la acostumbrada amnesia con que se abandonan las trapacerías de las administraciones anteriores.

Por supuesto que el movimiento del Movimiento no requiere de este tipo de ayudas, las cuales  en mucho recuerdan el signo de atrocidades stalinistas cometidas en nombre de una de las tres revoluciones sociales del siglo XX en la URSS, calificad así por la Historia, junto con las china y mexicana. Tampoco puede concebirse que los logros alcanzados a nivel nacional que llaman tanto la atención en el mundo, queden seriamente tocados por las ocurrencias y disparates surgidos en los feudos de por aquí o de por allá.

 
 
  Otras entradas de: Columna  
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación