Entresijos de la Política
Angélica Cazarín Martínez
CONSTRUCCION DE CIUDADANÍA EN TIEMPOS COMPLEJOS
11/Jul/2011

 

Resultado del agotamiento del modelo democrático hemos sido testigos de una demanda creciente y sostenida de mayor participación aunque no necesariamente por la vía electoral, demanda que se acentúa por el desencanto y hasta el rechazo por la política. Deformaciones como: la partidocracia, clientelismo, burocratismo, corrupción, etc., han generado una creciente incapacidad del sistema político democrático para traducir y dar respuesta de manera efectiva  a las demandas y necesidades sociales básicas, incapacidad relacionada entre otras cosas, con el debilitamiento de las estructuras de gestión y control del sistema político.
Este descontento se ha expresado en una mayor voluntad de participación, a través de: asociaciones vecinales de barrio, “nuevos movimientos sociales” (pacifismo, ecologismo, feminismo, etc.) y OSC’s organizaciones que, aunque se proclaman apolíticas, profesan implícitamente una crítica a la ineficiencia del gobierno, dinámicas centradas en la exigencia de una mayor iniciativa popular en los asuntos públicos, sensibilizando al mismo tiempo a la opinión pública buscando con ello recuperar la parte de soberanía que da base a la democracia representativa.
El modelo democrático heredado del siglo XIX precisaba importantes cambios conceptuales e institucionales y si bien las primeras críticas se presentaron apenas finalizada la segunda guerra mundial, la incursión creciente de los medios de comunicación en la vida pública, la organización social cada vez más compleja, el impacto de las nuevas tecnologías, etc., ha forzado a la transformación de las instituciones y, sobre todo, de los procedimientos democráticos; sin embargo; las transformaciones conllevan sus propias deformaciones como: la formación de grupos oligárquicos, elitistas o populistas Hoy las críticas al modelo y las diferentes posturas nos indican que el modelo representativo vigente resulta anacrónico y la crítica no se funda en si se quiere democracia o no, sino qué tipo de democracia.  Hoy pareciera que los medios de comunicación han triplicado las oportunidades de participación pero no son éstos los que debieran inducir su  dirección, al contrario, para un correcto funcionamiento de la democracia tiene necesariamente que haber un aumento de la conciencia democrática y con ello una sensible reducción de la desigualdad socioeconómica de tal modo que pueda darse realmente igualdad de oportunidades.  Sólo así podemos concebir a la democracia como una forma de vida en colectividad, basada en el constante mejoramiento económico, social y cultural de la población.
Hoy la crisis de la democracia exige readecuar el sistema ante las nuevas realidades, corregir y mejorar por vía del diseño institucional, situaciones de mal funcionamiento en materia del ejercicio gubernamental, revitalizando al mismo tiempo, el contacto entre la sociedad civil, partidos, instituciones y el propio Estado.  Los cambios tienen que sustentarse en transformaciones tanto en el modelo económico como político y social, con lo cual habrá cambios en la estructura de poder, planteándose una nueva relación entre Estado y la sociedad, relacionamiento que significa complementariedad, reforzamiento y autonomía de cada una de las partes.  En este contexto, la ciudadana se constituye entonces como un factor determinante en el contexto de un sistema político democrático, que si bien enmarca su propia autonomía en el campo de la política, significa al mismo tiempo un ámbito de expresión y acción propio, donde pueden expresarse anhelos, demandas e incluso los agravios de los ciudadanos.
La expresión ciudadana en la democracia no debe sólo se limitarse a elegir gobernantes, sino en hacer explícito ante ellos el mandato ciudadano y en comprometerse a monitorear su puesta en práctica. La ciudadanía exige un equilibrio entre derechos y responsabilidades porque su valoración radicará no sólo en los procedimientos sino en las expectativas y la percepción del desempeño del sistema, es decir una ciudadanía más activa e involucrada en los asuntos públicos.
 
 
  Otras entradas de: Entresijos de la Política  
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación