Columna
Espiridion Conde Nieva
LA INFANTA, LULA Y MOREIRA
07/Mar/2016

 

El espejo donde se contempla la corrupción tiene varias caras de corte internacional que sirve para las formas en que se ataca por varias partes del orbe. Para tener un contexto algo afín a nuestros casos conviene volver la vista a España y a Brasil.

Lo primero que observamos en ambas sociedades es la independencia real con que operan las fiscalías anticorrupción que en verdad persiguen los delitos en este rubro. Si bien en Brasil resultó una vergüenza la pifia de detener para someterlo a interrogatorio a Luiz Inacio Da Silva, “Lula”, cuando se prepara para iniciar su precampaña para postularse a un nuevo mandato en su país, no puede ocultarse que se lleva un buen número de funcionarios y ex funcionarios perfectamente consignados al poder judicial, enfrentando serios cargos por desvíos de recursos desde la empresa petrolera del Estado, hacia cuentas personales y del partido político en el poder, el PT. Esta acción de investigar la corrupción de PETROBRAS pretendiendo llegar a la cúpula del poder político alcanza ya a líderes parlamentarios y se ha acercado a la presidenta Dilma Roussef y al personaje de mayor credibilidad política del momento, precisamente  “Lula”. En el contraste mexicano, no obstante los signos de crisis que se manifiestan en PEMEX, las medidas de racionalidad y economía no tocan a la corrupta dirigencia del sindicato petrolero, que en colmo de lo escandaloso recibe patrocinio para el pago de viáticos para el desempeño de sus comisiones, para poner un ejemplo.

En España la trama de corrupción que tiene por centro al cuñado del rey Felipe VI, desde su inicio se planteaba con todo cuidado la intención de disfrazar movimientos financieros de corte empresarial ligados al tráfico de influencias como si se tratara de donaciones con fines de filantropía. La imagen del Grupo NOOS, creado para tal fin debía presentar un rostro que llamara a la confianza y a la solidaridad y para ello se recurrió a la infanta Cristina de Borbón, entonces parte de la familia real ibérica. Nuevamente la independencia de la fiscalía superó el veto del gobierno del Partido Popular para investigar a miembros de la familia real, primero al yerno de Juan Carlos I de Borbón y luego a su hija. De poco valieron los argumentos de que se pretendía dinamitar la fortaleza de las instituciones como la casa real y la semana pasada la prensa mundial publicó la foto de la comparecencia ante el poder judicial de una señora a quien se le han retirado todos los nombramientos oficiales que tenía y comparece como una ciudadana más del reino.

Aquí es donde surge el reconocimiento a la labor consular de México al lograr que la suerte del bribón profesor Moreira en España sea muy diferente a la de Cristina de Borbón. Se nos ha dicho que el político priista quedó exonerado, pero si leemos con cuidado las notas surgidas en la península ibérica se destaca que el expediente judicial de Moreira sigue abierto y que difícilmente regresará a Barcelona a defender su tesis de grado. Únicamente con datos de las investigaciones que se hacen en Estados Unidos sobre el destino de fondos sustraídos al estado de Coahuila, continuará la investigación judicial correspondiente, pues es seguro que la reivindicación en suelo mexicano llegue con alguna postulación muy secundaria a algún puesto donde pueda garantizar su bienestar económico, no obstante el grueso caudal de fondos que se supone malversó y la ilegal pensión que se le asignará por una labor docente que acaso cubriría por muy pocos años.

Conste que Humberto Moreira no es en sí la personalización de la corrupción mexicana, acaso sí, la más visible e indefendible, por si hubiera otras. Otra segunda puntualización que puede formularse es que en nuestro país si existe una fiscalía que conforme a su diseño es autónoma, la FEPADE. Su último caso conocido en los medios nacionales fue su investigación que descubrió una más de las maniobras ilegales del PVEM. Por supuesto, se avanzó hasta que la influencia del gobierno bloqueó el avance de la misma y se emprendió una campaña de desprestigio al titular de la misma.

VISION DE TLAXCALA

Referido al panorama político que se configura en estos días, previo al ejercicio de las elecciones del próximo 5 de junio, propongo que armemos lo que antes se llamaba una foto instantánea, registrando el alineamiento de los personajes de la política, con el fin de contrastar éste con el acomodo que tengamos para el siguiente ejercicio de 2018. ¿El principio en la política será renunciar a los principios?       

 
 
  Otras entradas de: Columna  
2015-12-14 - Y AHORA RESULTA…
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación