Periodismo social, político y de investigación.
“Tú no pasas cabrón”: Crónica de un Tigre de papel
.
22/Jun/2013
Iván Muñoz Pérez

 



“Tú no pasas cabrón” le dicen a
Francisco Javier de Índice Media y de
refilón empujan a Fernando Camacho de Proceso.



Aunque Francisco
tiene el pegote de Prensa que repartieron sólo a los medios invitados lo
agarran del brazo y le dicen que “no… no… no...”.



Zona Crítica y otros medios no recibieron
invitación; pero no especulamos y acordamos que por las prisas Ellos perdieron nuestro
correo electrónico y el de otros.



Allí estamos,
detrás de la valla humana pidiendo que nos dejen asistir a la rueda de prensa
de César Camacho Quiroz, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, pero
“no… no… no...”



Mientras, en el
auditorio de la CTM ondean banderas y revientan porras. Quiroz arenga a la
concurrencia: “con entusiasmo, porque tener entusiasmo es llevar a DIOS por dentro.”



La planilla del
PRI en Tlaxcala, a pocos días de las elecciones intermedias, es presentada con
el discurso de Quiroz, elocuente, ordenado y plagado de lugares comunes: la
Malintzi, el Popo en plena fumarola llegando tarde a los convivios de la
política mexicana, Felipe Santiago Xicohtencatl y el pueblo trabajador. “Pero necesitamos
otros héroes, queremos hacer historia… por eso los convoco a escribir uno de
los capítulos más luminosos de la historia de Tlaxcala, por eso vamos a ganar
el 7 de julio”.



La concurrencia
hace sonar las chicharras y los tambores “vamos a ganar, vamos a ganar.”



“¿Y la torta? no
manches ya me dio hambre.” dicen jóvenes con playera bordada y gorra.



Está lejos de
parecerse a las apoteosis priistas de Salinas de Gortari o Echeverría flaqueados
por Elba Esther Gordillo o Fidel Velázquez, a pesar de que sigue siendo la
misma gente, los que no encuentran otros rumbos más que organizar al pueblo e
ir en masa a los mítines. “Te entrego los cuatro formatos, estos los debes
llenar, sácale copia, organiza a tu gente” se dicen entre mujeres.



Hubo reparto
exclusivo de permisos para presenciar la rueda de prensa que convocó el PRI
estatal y la visita de César Camacho Quiroz. Vallas humanas a los costados de
las escaleras y  “no… no… no…” Exclusividad,
empujones, permisos, como en la zona VIP de un trasnochado antro.



Quiroz manda los
mensajes al panismo de Felipe Calderón y Héctor Ortiz, llama “improvisada” a la
izquierda, pero dice que el gobierno de Mariano González Zarur ha pegado las
vasijas y resanado las grietas de la política social en Tlaxcala porque  “Mariano González Zarur encarna los tiempos de
la democracia mexicana, es un político eficaz y heterodoxo.”



Refrenda: “Mariano
ha viajado para traer inversión privada a Tlaxcala, generar empleos y tener
mayor dignidad… pero Mariano necesita aliados” y, allí, suelta la fórmula
electoral: “hay que apoyarlo y votar por los candidatos a las diputaciones
locales para tener el carro lleno”.



No, no, no, el
discurso es estrictamente neoliberal, ¡pero cómo manejan el escenario los
oradores priistas! Quiroz lanza zarpazos de palabras, va de acá para allá,
voltea a ver a los candidatos, huele sus nombres, sabe por qué localidad
contienden, interactúa con la gente que responde al libreto político con
chicharras, tambores y porras.



Quiroz habla de
héroes tlaxcaltecas, de Enrique Peña Nieto, de la modernización y el proyecto
marianista de traer inversión privada, pero omite hablar públicamente sobre la reforma
energética y fiscal.



César Camacho
Quiroz sube a la sala de prensa. Allí empujan a Francisco y Fernando, “cabrones…
pendejo… no manches… no me empujes.”



Arriba Quiroz da
las gracias y Francisco Javier le dice al presidente del CEN “qué mala organización
presidente, no nos dejan pasar desde allá abajo, hubo jaloneos, ¿por qué ponen
golpeadores?”



            Hay
silencio, esperan a que los ánimos se calmen y luego Quiroz dice que “los
medios son expresión de un estado democrático.”



            Expone
sus conocimientos constitucionales, los 1,204 cargos que están en contienda en
las elecciones intermedias en los 14 estados del país. “Pero importa más
Tlaxcala…” aunque más tarde se contradiga al decir que Baja California es la Joya
de la Corona  “…por eso estamos aquí, nos
importa que las 19 diputaciones locales y los 60 ayuntamientos se ganen, el PRI
quiere ganar en todos los sitios en los que contienda. Sin embargo, admitiremos
el veredicto de las urnas en los lugares en donde no nos favorezca.”



            Según
Quiroz las encuestas en Tlaxcala favorecen al PRI, “aunque es necesario
redoblar los esfuerzos y no confiarse.” Algo de derrotismo hay en esas
expresiones. Su visita programada a los municipios con mayor padrón electoral deja
ver que las cosas no van por buen camino. Poca gente en el auditorio de la CTM.
Sólo la base, el voto duro en crisis, los afiliados priista de hueso colorado.



            Se
habla de la complejidad del votante Tlaxcalteca que castiga y no se traga de
tajo los discursos, que suele ser susceptible y rencoroso. Nada que hayan hecho
mal los años de priismo se olvidará en las urnas. Eso lo sabe Quiroz por la
experiencia inmediata de 2012. Sin embargo, a los dos minutos dice “yo no vengo
a re-direccionar nada… nosotros solo sugerimos y ayudamos.”



Zona Crítica pregunta sobre las tarjetas telefónicas
que se reparten con el logo del PRI y Quiroz no lo niega. “Sí, pero las
tarjetas no son de los candidatos, no tienen ni imagen ni nombre, son del PRI y
el PRI sabe que está ajustado a la ley y ésta es la muestra de la reforma
constitucional de las telecomunicaciones y cómo se puede mejorar la calidad de
ese tipo de servicios de telecomunicaciones y bajar los costos. (Lo de las
tarjetas) está bien pensado, bien concebido y dentro de la ley.”



Al cierre de la
rueda de prensa César Quiroz refrendó los alcances del Pacto por México y el proyecto
de abrir PEMEX a la iniciativa privada; en realidad la propuesta de Peña Nieto
es “modernizar PEMEX para convertirla en una empresa de clase mundial.” Y los
que se oponen a esas reformas “pelean contra un tigre de papel.”



Poco a poco se
vacía el auditorio de la CTM. El fantasma de Fidel Velázquez merodea entre los
priistas y las fanfarrias y el culto a la figura popular tricolor.



COMENTA CON NOSOTROS


Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com