Periodismo social, político y de investigación.
Cuentas públicas con salvedades no deben aprobarse: Jiménez Montiel
.
17/Ago/2016
Guadalupe Salas

La coordinadora de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Eréndira Jiménez Montiel, sostuvo que las cuentas públicas con observaciones pendientes de solventar por posible daño patrimonial no deber ser aprobadas. 

Además, señaló que los dictámenes elaborados por la Comisión de Finanzas y Fiscalización (CF y F), presidida por el panista Roberto Zamora Gracia, se fundamentan en criterios poco definidos o contradictorios entre sí, lo que "no ayuda a la transparencia" en el análisis y aprobación de las cuentas públicas de 2015, proceso de fiscalización que debe quedar claro. 

"Observando los dictámenes que nos hicieron llegar hasta la semana pasada cuando los pudimos tener a la vista, es muy claro que si existen salvedades no puede ser aprobada una cuenta, sino que debe quedar abierto el dictamen, o debe quedar como aprobada o reprobada para poder hacer el procedimiento que corresponda, hay varios dictámenes con salvedades, eso no ayuda a que realmente se transparente el proceso, incluso en la redacción de los dictámenes existen criterios encontrados o no hay criterios definidos", dijo en breve entrevista. 

Respecto al voto de los diputados perredistas para la aprobación de las cuentas públicas, Jiménez Montiel señaló que "los hechos y los dichos se responden por cada uno de los actores y es responsabilidad plena de quien actúa de determinada manera", empero, "me parece que el planteamiento es muy claro desde la posición que tuvo el partido en voz del presidente del CEE del PRD, pero además es totalmente pública la actuación de cada uno de nosotros respecto a la línea política" en el Pleno Legislativo. 

A excepción de Eréndira Jiménez Montiel, los diputados perredistas han avalado los dictámenes aprobatorios con salvedades por posible daño patrimonial emitidos por la CF y F, aún cuando la coordinadora del Sol Azteca ha denunciado la opacidad en la revisión de las cuentas públicas.
COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Crisis migratoria


Con la llegada de Trump a la Casa Banca las políticas migratorias de, al menos, México y Estado Unidos se converten en sendos manifiestos xenofóbicos. 

 Aunque el discurso achaca todos los males al empresario republicano, la responsabilidad de la crisis migratoria apunta mayoritariamente al sistema de gobierno mexicano y las crisis democráticas de los países de América Latina. 

 Más aún, la migración es un juego perverso del sistema capitalista para hacer mano de obra barata, con escasos derechos laborales y subsumida en la rutina de las modernas tiendas de raya, solo que a gran escala y con la paradisiaca iluminación de sus aparadores. 

Donald Trump prometio la repatriación inmediata de 3 millones de migrantes como el primer objetivo a cumplir de su promesa de campaña; la medida asegurará, en términos de la coloquial política de Trump, que esos empleos los ocupen los desempleados blancos. 

La crisis de las democracias latinoamericanas comparten con la crisis del sistema de la democracia capitalista, son su reflejo y, en menor escala, su destino. 

 Además, América Latina combate con un pasado de dependencia e intervención: control de la soberanía y, ahora, alineación del dogma de la producción a bajo costo, acumulación y mercado. 

 Más allá de los temores que el discurso oficial vierte para no pensar o entrarle a nuevos modos de gobernanza, producción o relaciones sociales diferentes a los impuestos, la responsabilidad del actual gobierno es la de defender la soberanía nacional aún inscrita en los artículos constitucionales y salvaguardar la dignidad contra los atavismos y las vueltas al pasado de, ojala no suceda, los Santa Ana o los Díaz.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com