Periodismo social, político y de investigación.
Cuestionable trabajo y postura del IEM ante espectáculo de bailarinas y contexto de trata: activista
Deben servidores públicos formarse, no solo sensibilizarse, en perspectiva de género A pesar de las resistencias, hay un proceso de apertura de autoridades, funcionarios y funcionarias, diputados y diputadas, munícipes, policías, que “son los grandes aliados”
25/Oct/2016
Guadalupe Rivera

“Qué pasa con el trabajo de sensibilización para que funcionarios públicos entiendan qué es perspectiva de género; qué significa género. Este espectáculo, consideró, “debe ser un enérgico llamado de atención al trabajo de las autoridades y en particular al Instituto Estatal de la Mujer, (IEM)”. Ahora fue un evento organizado por el gremio de burócratas, un evento, con el pretexto para recaudar fondos, donde las mujeres exponen su cuerpo. “¿Qué pasa?”. Se pregunta Coral Ávila Casco, de la organización Mujeres en Consenso. 

En entrevista, la activista, cuestionó el alcance de “estos procesos de sensibilización eternos que tienen los funcionarios públicos, pues no se mira (el resultado), y creo que tenemos un ejemplo en este evento organizado por el sindicato de burócratas”. 

La situación, ponderó, hace cuestionable el papel del IEM, no solo por el evento de table dance que proyecta la visión machista que se trata de superar con la perspectiva de género, sino también por la falta de posturas ante temas tan sensibles como la trata de personas que afecta a la entidad, así como por la indefinición de marcos normativos de acción y conocimiento para saber qué temas abordar y cómo abordar de acuerdo a los públicos a los que se quiere llegar. “No tienen elementos, pero no porque no lo sepan dejan de tener la obligación. Es evidente el trabajo no hecho por el instituto”. 

 Ya coincidíamos, dijo, con otras organizaciones en Oaxaca, “ya no más sensibilización”, lo que “hace falta ya, es formación. Tiene que haber una obligación de formarse en los temas de género. Quienes quieran participar en un espacio de servicio público, sea hombre o mujer, debe demostrar que está formado en el tema, saber lo básico: qué significa género, qué es perspectiva de género; que las cuestiones de género no son tema exclusivo de mujeres”. 

“Hay funcionarios y funcionarias que siguen pensando que los derechos de la mujer son una dádiva; ven a las mujeres como objetos de asistencia cuando deben verlas como sujetas de derecho”. 

Y es tal el desconocimiento de la materia de género, enfatizó, que muchas personas podrían estar participando en el delito de trata sin saberlo, sin siquiera sospecharlo. Lo toman así, con un ‘sólo fui a ver, yo no toqué a ninguna mujer’. “Pues no lo suponen ni lo sospechan porque para muchas personas e instituciones es ‘natural’ ver a una mujer exponiendo su cuerpo, porque está ‘naturalizada’ esta violencia”. 

Sin embargo, rescató que a pesar de este ambiente de resistencias y desconocimiento, hay un proceso de apertura de autoridades, funcionarios y funcionarias públicos, diputados y diputadas, munícipes, policías, que “son los grandes aliados” en el entendimiento de estos temas y, en el menos óptimo de los casos, estimó, con la disponibilidad para escuchar. “Ésto ya es algo”. 

También hace falta mayor una exigibilidad ciudadana. Hace falta más diálogo y reconciliación, concluyó.

COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Crisis migratoria


Con la llegada de Trump a la Casa Banca las políticas migratorias de, al menos, México y Estado Unidos se converten en sendos manifiestos xenofóbicos. 

 Aunque el discurso achaca todos los males al empresario republicano, la responsabilidad de la crisis migratoria apunta mayoritariamente al sistema de gobierno mexicano y las crisis democráticas de los países de América Latina. 

 Más aún, la migración es un juego perverso del sistema capitalista para hacer mano de obra barata, con escasos derechos laborales y subsumida en la rutina de las modernas tiendas de raya, solo que a gran escala y con la paradisiaca iluminación de sus aparadores. 

Donald Trump prometio la repatriación inmediata de 3 millones de migrantes como el primer objetivo a cumplir de su promesa de campaña; la medida asegurará, en términos de la coloquial política de Trump, que esos empleos los ocupen los desempleados blancos. 

La crisis de las democracias latinoamericanas comparten con la crisis del sistema de la democracia capitalista, son su reflejo y, en menor escala, su destino. 

 Además, América Latina combate con un pasado de dependencia e intervención: control de la soberanía y, ahora, alineación del dogma de la producción a bajo costo, acumulación y mercado. 

 Más allá de los temores que el discurso oficial vierte para no pensar o entrarle a nuevos modos de gobernanza, producción o relaciones sociales diferentes a los impuestos, la responsabilidad del actual gobierno es la de defender la soberanía nacional aún inscrita en los artículos constitucionales y salvaguardar la dignidad contra los atavismos y las vueltas al pasado de, ojala no suceda, los Santa Ana o los Díaz.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com