Periodismo social, político y de investigación.
Pronunciamiento de Zona Crítica
.
17/Nov/2016

Debido a la llamada telefónica que Zona Crítica recibió de la senadora tlaxcalteca Martha Palafox Gutiérrez, la directiva manifiesta lo siguiente: 

Consideramos grave las acusaciones veladas y el tono intimidatorio con el que la senadora Martha Palafox recrimina a Zona Crítica haber retomado información nacional que involucra a su hijo. 

Creemos que las acusaciones a los medios locales por no investigar actos de corrupción del partido en el poder es una excusa que intenta desviar el problema de que, sean hacendados o no, como la senadora los llama, algunos políticos y sus familias usan el poder que el pueblo les confiere para beneficio particular. 

Consideramos incongruente escudarse en el discurso de un partido político y su líder nacional pero asumir una actitud paternalista y de “hacendado” para recriminar a un medio local la publicación de información solo si ésta le perjudica y, más aún, creer que según la información que se difunde cada medio es parte o no de un plan en su contra. 

En todo caso, la senadora debería exigir su derecho de réplica al medio nacional, o debería llamar a su directora Carmen Lira Saade para recriminarle lo mismo que le ha recriminado a la directiva de Zona Crítica. 

También creemos que por el solo hecho de militar en un partido de izquierda no purifica el pasado ni las propias creencias si no hay un auténtico proceso de autocrítica y una conversión ética entre lo que se pregona y lo que se hace. 

Por otro lado, llamar “refrito” a la información que publicó La Jornada, y que Zona Crítica retomó como parte del trabajo de monitoreo de medios nacionales y locales, está cargado de dosis de menosprecio y elitismo al estilo de José López Portillo: “No pago para que me peguen”. 

En este tenor, es pertinente aclarar que Zona Crítica no recibe dinero ni del gobierno del estado ni de ningún otro partido político, salvo el espacio contratado únicamente en las elecciones pasadas. 

En dos solicitudes de información realizadas por Zona Crítica a través de la plataforma de la extinta Caiptlax, ahora IAIP, se advierten los montos que los medios impresos y digitales reciben en publicidad oficial por parte de gobierno del Estado: en cuatro años este medio nunca ha recibido dinero por publicidad oficial del gobierno ni de partidos políticos. 

Además creemos que la actitud de la senadora contra el medio no es un hecho aislado. 

El 14 de agosto de 2015 su vocera, Nayeli Romero, le negó en una actitud prepotente el acceso a Zona Crítica a una rueda de prensa como si se tratara de una cadenera de antro VIP; los detalles se pueden ver en este link: http://bit.ly/2g82mO3

A estos actos de censura y discriminación se suman otros del gobierno estatal que ha mantenido un reacio cerco informativo y financiero contra éste medio local. 

Y es que desde la coordinación de comunicación del gobierno se ha realizado una diferenciación de medios, que poco a poco va alineando idearios informativos y restringiendo el derecho al acceso a publicidad oficial sin comprometer la visión que cada medio de información ha proyectado. 

Al menos en 10 ocasiones los reporteros de Zona Crítica no han podido acceder a eventos del gobernador o priístas como sucedió en la visita de Manuel Camacho Quiroz y que consta en esta crónica: http://bit.ly/2fNu7qL

Entendemos que en política hay preferencias, acomodos, amiguismos e intereses mutuos entre medios y el poder; la senadora es un personaje público que ha asumido una actitud contradictoria con los principios de la corriente política que ahora abandera; creemos que con su actitud intolerante, agresiva e intimidatoria ha violado los fundamentos básicos de la democracia. 

Desde este espacio defendemos nuestra visión de hacer y ejercer el periodismo; de contribuir -como los otros medios- desde el espacio de la libertad y contra la iracunda recriminación de los políticos a la formación de la opinión pública.
COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Crisis migratoria


Con la llegada de Trump a la Casa Banca las políticas migratorias de, al menos, México y Estado Unidos se converten en sendos manifiestos xenofóbicos. 

 Aunque el discurso achaca todos los males al empresario republicano, la responsabilidad de la crisis migratoria apunta mayoritariamente al sistema de gobierno mexicano y las crisis democráticas de los países de América Latina. 

 Más aún, la migración es un juego perverso del sistema capitalista para hacer mano de obra barata, con escasos derechos laborales y subsumida en la rutina de las modernas tiendas de raya, solo que a gran escala y con la paradisiaca iluminación de sus aparadores. 

Donald Trump prometio la repatriación inmediata de 3 millones de migrantes como el primer objetivo a cumplir de su promesa de campaña; la medida asegurará, en términos de la coloquial política de Trump, que esos empleos los ocupen los desempleados blancos. 

La crisis de las democracias latinoamericanas comparten con la crisis del sistema de la democracia capitalista, son su reflejo y, en menor escala, su destino. 

 Además, América Latina combate con un pasado de dependencia e intervención: control de la soberanía y, ahora, alineación del dogma de la producción a bajo costo, acumulación y mercado. 

 Más allá de los temores que el discurso oficial vierte para no pensar o entrarle a nuevos modos de gobernanza, producción o relaciones sociales diferentes a los impuestos, la responsabilidad del actual gobierno es la de defender la soberanía nacional aún inscrita en los artículos constitucionales y salvaguardar la dignidad contra los atavismos y las vueltas al pasado de, ojala no suceda, los Santa Ana o los Díaz.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com