Periodismo social, político y de investigación.
Fiscalización en Tlaxcala
.
20/Mar/2017

Aunque se avanza en la construcción del andamiaje jurídico para la transparencia a través del Sistema Nacional Anticorrupción falta un largo trecho para que exista una cultura de rendición de cuentas y en los hechos esta se vuelva una actividad cotidiana. 

 Los escándalos sobre el uso de dinero público utilizado por administraciones municipales anteriores como el caso de Chiautempan, San Pablo del Monte, Calpulalpan y Zacatelco por mencionar algunos de las 11 entidades a las que la Auditoría Superior de la Federación revisará el ejercicio fiscal de 2016 no es un asunto menor. 

Se conoce que recientemente el Organo de Fiscalización del Congreso del Estado ha impedido la recepción de información de algunos municipios que aún con una sanción están obligados a presentar su documentación, pues aunque de forma extemporánea no están exentos de transparentar el destino de los recursos públicos, donde incluso si no es al congreso, el propio ministerio público podría realizar la recepción. 

Esto lanza una alerta al propio organismo fiscalizador local sobre la forma en que ha sometido al escrutinio las cuentas públicas y más por la existencia de denuncias penales sobre la simulación de reintegración de recursos que ya emitió el máximo órgano fiscalizador para Tlaxcala.
COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Javier Duarte un eslabón más de la Impunidad.

La máxima de Nicolás Maquiavelo de que el fin justifica los medios es perfectamente aplicable a lo que sucede en el México de hoy en que los grupos de poder y los que son beneficiarios de diversos gobiernos, están decididos a mantearse en el poder a cualquier costo, por grotesco que esto parezca. 

Se especulaba por diversos analistas, que el proceso que enfrentaría el exgobernador de Veracruz Javier Duarte aquí en México, estaba más que pactado, pero lo que ha sucedido en su primera audiencia celebrada este martes ante un Juez Federal, en la que a la Fiscalía de la PGR “No le cuadraron las cifras” de las acusaciones fincadas en contra del exgobernador, ha sido un espectáculo lamentable de ineptitud y complicidad que deja al inculpado con medio pie fuera de la cárcel. 

El atraco a las finanzas públicas del estado de Veracruz, en el que no solamente se desviaron cientos o miles de millones de pesos del presupuesto, sino que incluso, han circulado grabaciones que involucran al exgobernador Javier Duarte en la entrega de mil millones de pesos a su partido es, solo comparable a lo sucedido en las elecciones de Coahuila y el Estado de México, en que el dispendio de recursos fue ostentoso y evidente por parte del partido oficial. 

Lo grave es que al igual que la PGR en el caso Duarte Ochoa, que prácticamente exonera al exgobernador de Veracruz, en el caso de las elecciones mencionadas, es el INE el que hace comparsa a través de los dictámenes incompletos, omisos e imprecisos de la Unidad Técnica de Fiscalización. 

Si además recordamos que el Presidente Peña ha impulsado la aprobación de iun Sistema Anticorrupción en que los fiscalizadores también son jueces de sus propios dictámenes y sin dale facultades para castigar los actos de corrupción o, el llamado Nuevo Sistema de Justicia Penal, en el que la tipificación de los delitos deja fuera de la cárcel, precisamente a los delincuentes de cuello blanco y a quienes porten arma reglamentaria, nos convencemos que existe una enorme simulación. 

Negligencia, incompetencia o simulación se transforman en impunidad sin escrúpulos, ofensiva hacia la sociedad mexicana.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com