Periodismo social, político y de investigación.
En el Estado de México el daño está hecho
.
18/May/2017

La elección del Estado de México ha producido los daños calculados con la candidatura de Juan Zepeda, el abanderado del  partido de la Revolución Democrática (PRD) que para algunos desempeña no la función de oposición sino la aspiradora de votos que impida que sean captados por la candidata de Morena. 

El error de cálculo es que Juan Zepeda ha socavado las bases de simpatizantes del PAN y no mayormente del  Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Sin embargo, esta candidatura es vista más como un factor de contrapeso a MORENA que como una alternativa real de triunfo.

El panismo ha sufrido también grandes daños con su candidata Josefina Vázquez Mota por entrar contaminados por el señalamiento de la corrupción a una campaña donde el enemigo a vencer es justo eso, la corrupción. 

Los daños mayores los ha sufrido el PRI pues más allá de que gane o pierda que será, como se espera, por un estrecho margen como la tormenta del desierto en la batalla poselectoral. 

El resultado en el Estado de México muy probablemente transformará la correlación de fuerzas políticas rumbo al 2018. 

En esta guerra poselectoral no faltará quien diga que el PRD ha jugado su mejor papel, como esquirol de la izquierda.
COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Javier Duarte un eslabón más de la Impunidad.

La máxima de Nicolás Maquiavelo de que el fin justifica los medios es perfectamente aplicable a lo que sucede en el México de hoy en que los grupos de poder y los que son beneficiarios de diversos gobiernos, están decididos a mantearse en el poder a cualquier costo, por grotesco que esto parezca. 

Se especulaba por diversos analistas, que el proceso que enfrentaría el exgobernador de Veracruz Javier Duarte aquí en México, estaba más que pactado, pero lo que ha sucedido en su primera audiencia celebrada este martes ante un Juez Federal, en la que a la Fiscalía de la PGR “No le cuadraron las cifras” de las acusaciones fincadas en contra del exgobernador, ha sido un espectáculo lamentable de ineptitud y complicidad que deja al inculpado con medio pie fuera de la cárcel. 

El atraco a las finanzas públicas del estado de Veracruz, en el que no solamente se desviaron cientos o miles de millones de pesos del presupuesto, sino que incluso, han circulado grabaciones que involucran al exgobernador Javier Duarte en la entrega de mil millones de pesos a su partido es, solo comparable a lo sucedido en las elecciones de Coahuila y el Estado de México, en que el dispendio de recursos fue ostentoso y evidente por parte del partido oficial. 

Lo grave es que al igual que la PGR en el caso Duarte Ochoa, que prácticamente exonera al exgobernador de Veracruz, en el caso de las elecciones mencionadas, es el INE el que hace comparsa a través de los dictámenes incompletos, omisos e imprecisos de la Unidad Técnica de Fiscalización. 

Si además recordamos que el Presidente Peña ha impulsado la aprobación de iun Sistema Anticorrupción en que los fiscalizadores también son jueces de sus propios dictámenes y sin dale facultades para castigar los actos de corrupción o, el llamado Nuevo Sistema de Justicia Penal, en el que la tipificación de los delitos deja fuera de la cárcel, precisamente a los delincuentes de cuello blanco y a quienes porten arma reglamentaria, nos convencemos que existe una enorme simulación. 

Negligencia, incompetencia o simulación se transforman en impunidad sin escrúpulos, ofensiva hacia la sociedad mexicana.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com