Periodismo social, político y de investigación.
En el Poder Judicial: ¿Solo nepotismo?
.
17/Jul/2017

La semana pasada un diario de circulación nacional dio a conocer el resultado de la encuesta elaborada por MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCION Y LA IMPUNIDAD que se presenta así: 

“Un estudio entregado ayer al Consejo de la Judicatura y a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desnuda el nepotismo imperante en el Poder Judicial de la Federación: al menos 500 jueces y magistrados de todo el País tienen trabajando en tribunales y juzgados a esposas, hijos, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras. 

Estas ‘redes clientelares’ se extienden a más de 7 mil servidores públicos de 31 circuitos que también tienen familiares en la nómina.”En dicha encuesta el Estado de Tlaxcala se ubica en el cuarto lugar. 

Pero no solo nepotismo. En el sexenio anterior era frecuente ver al Gobernador en turno con jueces de distrito o magistrados del Poder Judicial del Estado, disfrutando amenamente de partidos de la selección mexicana de futbol. Tal cercanía o amistad, puso en tela de juicio las sentencias de los juzgados de distrito en temas del Congreso Local y del Poder Ejecutivo que, en reiteradas ocasiones, los quejosos mencionaron que las resoluciones y sentencias recibían línea desde Casa de Gobierno. 

La percepción actual es que los sueldos y salarios del Poder Judicial Federal son tan buenos que la “mordida” no circula en ese nivel. 

Pero la encuesta mencionada, devuelve al Poder Judicial de la Federación a su lugar terrenal, en la que no se libra del nepotismo y quizá tampoco del tráfico de influencias. 

Ya ubicados en suelo duro. El caso del Poder Judicial del Estado de Tlaxcala seria digno de investigarse, pues si bien es cierto que los magistrados tienen salarios más que decorosos, las percepciones de jueces, secretarios, proyectistas, oficiales de partes, secretarias y demás, son realmente raquíticos, lo que permite la sospecha de que es inevitable y para algunos hasta necesario e inevitable una “untada de mano” para que los tramites se agilicen. 

En un escenario hipotético, de que en el Poder Judicial del Estado, además del nepotismo y el tráfico de influencias, también existiera la mordida o el moche, se configuraría otro horizonte, el de la desigualdad social: “La justicia es para los ricos, para los pobres, todo el peso de la ley”
COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

Javier Duarte un eslabón más de la Impunidad.

La máxima de Nicolás Maquiavelo de que el fin justifica los medios es perfectamente aplicable a lo que sucede en el México de hoy en que los grupos de poder y los que son beneficiarios de diversos gobiernos, están decididos a mantearse en el poder a cualquier costo, por grotesco que esto parezca. 

Se especulaba por diversos analistas, que el proceso que enfrentaría el exgobernador de Veracruz Javier Duarte aquí en México, estaba más que pactado, pero lo que ha sucedido en su primera audiencia celebrada este martes ante un Juez Federal, en la que a la Fiscalía de la PGR “No le cuadraron las cifras” de las acusaciones fincadas en contra del exgobernador, ha sido un espectáculo lamentable de ineptitud y complicidad que deja al inculpado con medio pie fuera de la cárcel. 

El atraco a las finanzas públicas del estado de Veracruz, en el que no solamente se desviaron cientos o miles de millones de pesos del presupuesto, sino que incluso, han circulado grabaciones que involucran al exgobernador Javier Duarte en la entrega de mil millones de pesos a su partido es, solo comparable a lo sucedido en las elecciones de Coahuila y el Estado de México, en que el dispendio de recursos fue ostentoso y evidente por parte del partido oficial. 

Lo grave es que al igual que la PGR en el caso Duarte Ochoa, que prácticamente exonera al exgobernador de Veracruz, en el caso de las elecciones mencionadas, es el INE el que hace comparsa a través de los dictámenes incompletos, omisos e imprecisos de la Unidad Técnica de Fiscalización. 

Si además recordamos que el Presidente Peña ha impulsado la aprobación de iun Sistema Anticorrupción en que los fiscalizadores también son jueces de sus propios dictámenes y sin dale facultades para castigar los actos de corrupción o, el llamado Nuevo Sistema de Justicia Penal, en el que la tipificación de los delitos deja fuera de la cárcel, precisamente a los delincuentes de cuello blanco y a quienes porten arma reglamentaria, nos convencemos que existe una enorme simulación. 

Negligencia, incompetencia o simulación se transforman en impunidad sin escrúpulos, ofensiva hacia la sociedad mexicana.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com