Periodismo social, político y de investigación.
Al fin, una buena noticia
(OPINION)
13/Nov/2017
Espididión Conde Nieva
Aceptemos que la feligresía católica en nuestro país, según la geografía y los antecedentes históricos en la misma, adquiere matices variados entre los extremos liberal/conservador, conforme los cuales se expresa frente a las medidas legislativas y administrativas de los gobiernos locales y federal. 

Es decir, estos creyentes se manifiestan sobre las iniciativas de leyes que creen que afectan su libertad religiosa y los derechos que suponen se derivan de la misma. Así hemos visto formarse al vapor y con innegable apoyo de su jerarquía religiosa, organizaciones como el Frente Nacional por la Familia, cuya razón de ser es imponer a la sociedad toda, un enfoque de doctrina social en extremo conservador, que no todos los que nos asumimos católicos tomamos como propio. 

Un punto del ideario construido para sus fines es oponerse a la impartición de educación sexual como compromiso del sector educativo nacional, aduciendo el derecho de la familia a aceptarlo, o bien, a proporcionarlo conforme el enfoque de su doctrina religiosa. 

Es exactamente en este sentido que el comentario de hoy pretende destacar la importancia de que la LXII Legislatura del congreso local de Tlaxcala recientemente se haya aprobado favorablemente un paquete de adiciones y modificaciones a las leyes locales de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, así como las muy importantes de Salud y la de Educación, que persiguen establecer como obligatoria la educación sexual en los niveles de primaria y secundaria, así como el deber jurídico de las autoridades relativo a proporcionar métodos de protección contra enfermedades de transmisión sexual y la medicación de urgencia que evite embarazos por agresión sexual, llegando a la despenalización del aborto correspondiente. 

Este mecanismo aprobado en el congreso permite cumplir en todo lo establecido en la norma NOM-046-SSA2-2005: Violencia Familiar, Sexual y Contra Mujeres. Criterios de Prevención y Atención.
Deseo centrarme en tres aspectos que considero de interés. El primero de carácter social que corresponde a la idea que para muchos jóvenes, en particular mujeres, terminar estudios de primaria o secundaria representa graduarse para la vida, pues hasta ahí llega la educación formal que tendrán a la mano, a partir de entonces quedan expuestas a mitos o consejas acerca de su sexualidad, su goce y sus riesgos. 

Por eso es importante que se aborde en el aula o en sesiones de tutoría aquellos temas que se han hecho tabú, que sin embargo tienen respuesta clara a la luz del progreso en la ciencia. Hemos visto que los medios de comunicación desinforman y abandonan una de las tareas que viene implícita en su concesión, que es coadyuvar a educar a la audiencia. Por otro lado se perfila que en las nuevas cabezas que aparecen en la administración local y la diócesis se tiene una nueva actitud al respecto. Si bien Mariano aceptó la presión de las agrupaciones religiosas hace un año, ahora Mena no ha tenido que atender sus planteamientos, porque entonces se trataba de un movimiento nacional y ahora puede ser estrictamente un asunto local. 

También cuenta la afición o no a beligerancia de los actores anteriores, distinta al ánimo conciliatorio del nuevo obispo de Tlaxcala. Yéndonos al pragmatismo, no se ha considerado enfrentarse al gobierno cuando se mantiene una buena relación y se manejan ideas comunes, como es el interés por erigir el templo de los Niños Mártires de Tlaxcala, con la visión de que no se puede echar en saco roto el apoyo que la autoridad civil pueda brindar construyendo la infraestructura que sea necesaria o recurriendo a la gestión que se presente. 

Contrario a la línea que caracteriza a esta columna, en esta ocasión vaya el reconocimiento al esfuerzo legislativo para alinear la legislación local a las tendencias modernas de la nacional y la que proponen los organismos multinacionales de apoyo a sectores vulnerables.
COMENTA CON NOSOTROS


Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com