Periodismo social, político y de investigación.
Estranguló a su bebé porque no le hicieron caso
.
10/Feb/2018
Proceso

MONTERREY, NL (apro).- La mujer que asesinó a su hijo e intentó suicidarse, en Apodaca, dijo que lo privó de la vida estrangulándolo con las manos, debido a que planeaba suicidarse, pero el padre del bebé y su madre la ignoraron cuando les dijo que se sentía mal.

Luego de matar al niño, se quedó con él durante toda la noche, hasta que al día siguiente su hermana la visitó y descubrió la tragedia. La filicida fue llevada a un hospital, donde convalece por heridas que se infligió en el cuello.

Verónica Cruz Alavez, de 27 años, confesó el homicidio de su hijo Cameron, de 2 años 3 meses de edad, en el interior de su domicilio, en Paseo Sauces 178, de la colonia fraccionamiento Paseo de los Nogales, en ese municipio metropolitano.

Es madre soltera y trabaja como técnica optometrista. Relató que el miércoles 7 de febrero, a las 19:00 horas, decidió suicidarse en el interior de la casa que compartía con el niño.

Por ello, se comunicó con el padre del menor, Carlos Alejandro C. quien, según explicó, “nunca se ha hecho responsable” de su cuidado, y a quien comunicó que quería entregarle al bebé porque se sentía mal, aunque fue ignorada.

Posteriormente, se comunicó con su madre, María de la Luz A., a quien le dijo también que se sentía mal y que el niño “no estaba bien”, por lo que le pedía que pasara por él, aunque también fue rechazada.

Por eso, según relató, en un momento entre las 19:30 y las 20:30 horas de ese miércoles reflexionó que si se quitaba la vida, Cameron no tendría con quien quedarse, por lo que tomó la decisión de matarlo.

Verónica expuso a las autoridades su decisión en estos términos: “Tomé la decisión de quitarle la vida a mi hijo Cameron. Lo estrangulé con mis manos y posteriormente envolví en unas cobijas todo el cuerpo y luego lo abracé. Más tarde lo limpié con toallitas húmedas y lo cambié de ropa para que se viera bonito. Luego me acosté con él y ya en la madrugada tomé un cuchillo y me empecé a cortar el cuello lentamente, ya que no tenía el valor de matarme”.

Por la mañana su madre se comunicó con ella por celular y le comunicó que estaba mal, igual que el niño, por lo que se preocupó.

A las 9:00 horas del jueves 8, llegó su hermana Marcela, quien se percató de los hechos y pidió ayuda al teléfono 911.

COMENTA CON NOSOTROS


Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com