La tajada empresarial en el NAICM
(Opinión)
Espididión Conde Nieva
23/Abr/2018

UNIDAD DE DATOS
 

Existen países donde es un verdadero privilegio formar parte de la clase empresarial. Sin lugar a duda, México es uno de ellos y toda la revuelta mediática que ha desatado el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México es una clara muestra de lo mismo. Plantearé un ejemplo para clarificar esto.

Imagine usted que en su familia se ha identificado la oportunidad de que entre todos los miembros, juntando aguinaldo, ahorros, y vendiendo propiedades de valor, e incluso adquiriendo préstamos, emprendan el negocio de construir un hotel en una playa nacional con gran proyección hacia el turismo extranjero y como facilitador de todo tipo de negocios en la zona. Hasta aquí el entusiasmo domina el ánimo y conforme lo planteado, se efectúan los procesos y se llega a la culminación, enfrentando todos contratiempos que se presentan en casos como éste. 

Cuando la obra por fin queda terminada se nos comunica por parte de nuestro padre que uno de nuestros hermanos que se encuentra necesitado, para poder capitalizarse se hará cargo de administrar al hotel y que con su experiencia, en algo así como en 25 años nos estará pagando lo que invertimos. 
Por supuesto, si existen ganancias adicionales del proyecto, le corresponderían a él por los esfuerzos realizados.

Algo así sucede en el caso de las obras de infraestructura que el país y su economía demandan; la nación las ejecuta y los concesionarios que luego las operan obtienen las ganancias.
 
No vayamos lejos y recordemos que la Autopista del Sol entre México y Acapulco, la construyeron particulares por una concesión que les otorgó el gobierno, cuando entró en función y se presentaron problemas técnicos por problemas técnicos mal resueltos en la etapa constructiva y que se reflejaron en una escasa recaudación de cobros respecto a lo que ellos esperaban, fácilmente el gobierno se las compró, le hizo las mejoras necesarias, saneando sus finanzas con recursos del presupuesto público y cuando la obra ya reportaba números negros, la volvió a entregar en concesión a los mismos contratistas que como anteriores administradores habían fracasado. 


Podemos preguntarnos también acerca de los aeropuertos redituables en el país, cuántos se han concesionado a empresarios desde su construcción e investigando se sabrá que ninguno. Cancún, el segundo en importancia en el país, lo construyó la federación y cuando vino la fiebre de las privatizaciones se entregó a empresarios. 

Con todo lo que significa en número de vuelos, el actual Benito Juárez, por su costoso mantenimiento y al equiparlo con la Terminal 2, significa poca atracción para las empresas del ramo. No así, el nuevo aeropuerto que seguramente cuando se termine, se estará entregando a una asociación público privada o APP, donde el gobierno que aportó el grueso de los recursos que absorbe y que gestionó préstamos con la garantía de recuperarlos con el cobro del TUA a los pasajeros, será accionista minoritario, en tanto la parte más generosa de los beneficios se lo llevarán los socios que administrarán el grandioso proyecto. 

Además, dada el adelgazamiento realizado por el gobierno en su aparato técnico, ha sido necesario que los empresarios participen desde la planificación del proyecto, ejecutando todos los estudios requeridos, hasta plasmar la expresión en material y en antepresupuestos para los respectivos concursos. 

Después han intervenido como concursantes para la adjudicación de los contratos de construcción y de supervisión, e incluso las afores que administran los banqueros han colocado los ahorros de los trabajadores, que ellos administran. Carlos Slim por ejemplo, como cabeza de su grupo defiende un proyecto que su yerno realizó apoyado por un prestigiado arquitecto de esta rama, su empresa constructora tiene asignada la realización de la torre de control y además ésta forma parte de varios consorcios que les corresponde ejecutar otras partes del magno proyecto. 

Como también es dueño de una afore, sin duda la misma ha hecho inversiones en el NAICM y no sería raro que en la APP que se constituya para administrar éste, también aparezcan diluidas con otra designación, empresas parte de su conglomerado.
 
  También en UNIDAD DE DATOS...  
 
2019-06-21
 
2019-05-31
 
2019-05-25
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación