El compromiso de escribir un libro (Opinión)
.
Espididión Conde Nieva
13/May/2018

UNIDAD DE DATOS
 

El título de todo trabajo escrito pretende reflejar la esencia del mismo. No es extraño por ello que conforme a la intención que se persiga, la primera discusión o reflexión sobre el enfoque, profundidad y extensión del trabajo debe sintetizarse en su denominación. Por ello es que lo menos que suena, es a extraño que Pepe Mid no recuerde en una entrevista televisiva reciente el título del libro que muestra su visión personal de la realidad del país y las estrategias para enfrentar los cuestionamientos y desafíos con que se pretende superar la situación expuesta.

Tal parece que la velocidad con que puede llevarse a la imprenta un texto y el tiempo que ésta toma para su materialización, da como resultado que la trascendencia que significa plasmar en letras todo un proyecto social y económico, ha perdido seriedad por la urgencia de estar presente en la escena política. Recordemos que nuestro casi ágrafo presidente adornó su campaña mediática del 2012 con un libro de extenso tiraje y escasa lectura, además de que en igual tenor, el señor Moreno-Valle Rosas pretendió recientemente ganar la candidatura panista con un texto más parecido a un informe de gobierno o álbum de éxitos personales, en lugar de representar la síntesis de un esquema de gobierno.

Conozco casos en que un trabajo que absorbió un año y medio de esfuerzo, tomó casi dos meses para establecer con toda claridad el ajuste de su título conforme avanzaba el desarrollo de su contenido y se ajustaban las metas que el mismo se pretendía alcanzar. En el caso de una tesis profesional de una decorosa calidad supone la inversión de casi un año en jornadas parciales que se cruzan con el primer trabajo de un egresado, como fue mi caso. Por esto también resulta extraño que si el Secretario de Hacienda tuvo luz verde para para perfilarse como candidato del PRI a la presidencia apenas en agosto de 2017, sin descuidar como suponemos, este cargo por estar preparando la visión general de su ideario político, éste ya lo tengamos por publicarse. Si se considera el corto lapso entre agosto del año pasado hasta mediados de marzo reciente, descontando los días que consume realizar el amarre de lealtades políticas y establecer compromisos, a los que se agregan los que absorben la precampaña, la intercampaña y la campaña misma, me comentan personas que están cerca de este tipo de actividades, que materialmente es imposible dedicar horas a establecer la estructura y el desarrollo de los diferentes capítulos que corresponden a los puntos estratégicos de una oferta política como la que se espera.

En un cronograma para realizar un proyecto de esta índole se debe contemplar además el tiempo en conjuntar y consultar a los expertos en cada problemática en búsqueda de su asesoría, para aclarar con ellos la intención última del mismo y negociar los límites a su entusiasta participación, conforme a una idea propia. Mi irresponsable participación escrita, de apenas una pobre cuartilla para casi cada fin de semana, me distrae del prolongado y divertido ocio en que me encuentro, aproximadamente unas cuatro horas, que en ocasiones absorbe un poco más, cuando investigo datos o busco información sobre el tema, como ejemplo.

Esto me lleva a sustentar la hipótesis de que, haciendo parodia del triste relato de García Márquez, el candidato si tiene quien le escriba, aunque no repase con él, el título de su obra.
 
  También en UNIDAD DE DATOS...  
 
2019-06-21
 
2019-05-31
 
2019-05-25
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación