El incendio del voto callado (Opinión)
.
Espididión Conde Nieva
09/Jul/2018

UNIDAD DE DATOS
 

En el asombroso resultado electoral observado en días recientes, un recurso más retorico que realista manejado por los estrategas del PRI y del PAN, era la cuantía y signo del voto de los indecisos que pretendían adjudicárselo cada uno de ellos. La realidad arroja la convicción de que más que un voto indeciso, se trataba de un voto oculto o callado, el cual puede explicarse por varias consideraciones como por ejemplo, el caso de los empleados gubernamentales víctimas del fracasado mecanismo de convocar y agregar a un forzoso listado de nombres con identificación personal y clave electoral en condición de “promovido”, que incluso debieron asistir a eventos proselitistas para simular multitudes apoyando los planteamientos exagerados de Anaya y los llenos de grisura de Meade, además de las indignantes descalificaciones que ambos prodigaban a su principal competidor. Un paquete que también se estimaban asegurado de votos, eran los de beneficiarios de los numerosos e incontrolables programas sociales de los gobiernos federal y los estatales, empleados con escaso decoro para condicionar su asignación y continuación futuras, sin olvidar por supuesto, a las personas que empujadas por sus múltiples necesidades estuvieron dispuestas a vender su voto.

Como a mí me ha sucedido, usted puede llenarse de asombro al platicar con las personas que se reservaban a expresar su apoyo explícito a un candidato o se declaraba indeciso, enterándose que su voto por El Peje puede ser cierto, merced al elevado porcentaje de votación que ha obtenido, el cual supera a la visión más optimista en los resultados esperados. Se puede rescatar de las consideraciones expuestas que empieza a darse ese necesario despertar de las conciencias, las cuales estando condicionadas por sus múltiples necesidades y sometidas a los acosos del poder, se sobreponen a éstos, en el momento del compromiso que estará dando un rumbo diferente a la manera de resolver nuestra apremiante realidad.

Consecuencia de lo visto en la elección y lejos de la mínima autocrítica dentro de los tres partidos insignia de la derrota, se ha empezado a plantear la expulsión de sus militantes connotados que no dieron acompañamiento a los candidatos respectivos, sin preguntarse siquiera si continúan siendo válidas las razones de su lejanía. Pongamos el caso del PRI que presumiendo un padrón de militantes de 8 millones, alcanzó contando que votaron por sus fórmulas además de éstos, bastantes ciudadanos, apenas 7millones seiscientos mil sufragios, por ello con expulsiones se vería disminuido bastante este padrón que se presume, y que de todas formas estará adelgazándose por las renuncias voluntarias que se deriven del acomodo de sus antiguos militantes en alguna otra formación política. Se aconseja que la energía del enojo dentro de estos partidos se canalice a entender el signo que acompaña a los tiempos actuales y decidan poner el interés de las mayorías muy por encima de los personales, familiares y de grupo. También podemos preguntarnos si en medio de la tormenta del día previo a la elección, resultaba apropiado expulsar a los cuestionados senadores del PAN que por afectar a la candidatura de su partido, aceptaron la vergonzosa alianza con sus oponentes a cambio de ocupar la presidencia en el Senado de la República. La marcha democrática del país exige un sistema de partidos políticos bien ubicados en su papel de interlocutores y que no hagan vacío a las discusiones en las cámaras legislativas.

VISION DE TLAXCALA

Si el panorama nacional se carga a la concepción progresista que significa Morena, en la entidad ha quedado claro que la aplastante como artificial mayoría electoral que presumía el marianismo de ayer y el deslavado de hoy, ha quedado roto en todo su ser con la aplastante numeralia que ya se conoce. Esta es la oportunidad de oro para su sucesor para intentar reflejarse a sí mismo en su desempeño, asimismo el resultado lo libera de los posibles compromisos con el ranchero de Tlaxco; en tanto que resulta limitado el ofrecimiento de que trabajará con el gobierno federal entrante, si no se asimila claramente al signo de éste y deja de amenazar a sus trabajadores con represalias. Como prueba de esta nueva actitud, existe todo un paquete de reivindicaciones heredadas del periodo anterior que debería empezar a atender.
 
  También en UNIDAD DE DATOS...  
 
2018-08-23
 
2018-08-20
 
2018-08-19
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación