El informe y la regeneración
.
Tlaxcala, Tlax.
04/Sep/2018

EDITORIAL
 
El presidente Enrique Peña Nieto se va con los claroscuros que caracterizaron su administración. A cada uno de los dichos positivos que él mismo resaltó en su exposición le surgen dos o tres desmentidos

En generación de empleo las cifras indican que éste ha sido precario: seis de cada 10 trabajadores sobrevive con 166 pesos al día y la figura de contratación periódica o outsourcing se triplicó, mientras que la informalidad laboral sigue marcando el paso de una sociedad que vive la precarización de la vida desde comienzos del sexenio de Vicente Fox y que este año culmina. 

Por otro lado, en materia de seguridad resulta evidente que los objetivos no se cumplieron y el caso que contrasta directamente para colocarse como emblemático de la impunidad y las fallas del sistema de justicia, sin mencionar las redes de delincuentes que fluyen al interior de las policías municipales, estatales y federales, es el de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que, una vez más, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha destacado por sus omisiones. 

Apenas la encuestadora Mitofsky publica que Enrique Peña Nieto se va con el 18 por ciento de aprobación ciudadana, mientras que Andrés Manuel López Obrador llega con más del 50 por ciento, lo cual es reflejo fiel de los resultados de la pasada elección del 1 de julio. 

Por otro lado, el arribo de Morena a los congresos locales y a las gubernaturas, supone una renovación y mantiene en aparente calma a la población. 

Ayer en el Senado y en la Cámara de Diputados iniciaron los ajustes de austeridad y las iniciativas para ir quitando todo el poder al presidente y a los altos mandos de los gobiernos federales y estatales. 

Sin embargo, la mirada ciudadana deberá mantener su flujo profundo a lo que ocurra en el corazón de un sistema político con sus prácticas arraigadas más de 70 años, con vicios, debilidades y acomodos cupulares con rostro social pero profundamente dirigidos a fines personales y partidistas. 

Ahora, las lineas de la transformación no están del todo en un partido, sino en la participación ciudadana para vigilar, organizarse y reclamar los cambios; sin ella, en esta coyuntura política, nada pasará. 
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-09-17
 
2018-09-14
 
2018-09-13
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación