Primer Acto: Covarrubias
.
Tlaxcala, Tlax.
11/Sep/2018

EDITORIAL
 
Histriónico, Miguel Ángel Covarrubias es una mezcla del político del siglo pasado con el toque del millennial que acude a los lugares comunes de la cultura pop, al uso de las redes sociales, a los mensajes incendiarios en medios y al quiebre de los esquemas que han logrado colocarlo en el escenario político. 

En el Primer Acto, el diputado perredista tomó la bandera para derribar los muros que dividen al Congreso y, en el Pleno durante las tres primeras sesiones, ha dejado entrever una inclinación a temas "progresistas" y de "izquierda" después de la contradictoria alianza ideológica en la pasada elección.
 
Ayer, durante la presentación a medios del Programa Legislativo de la bancada del Sol Azteca, el diputado soltó el doble discurso sobre las coincidencias parlamentarias con la bancada de Morena, pero también sobre los primeros indicios de que los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia estarían reculando en sus propósitos de austeridad parlamentaria como lo ha ordenado el presidente electo.
 
Sin duda, el diputado perredista tiene todo para ganar, su fracción suma dos votos que pueden acomodarse del lado de la izquierda morenistas si logra conciliar puntos de vista y avanzar en ese proceso de "regeneración"; o bien, puede volcarse del lado de la oposición denunciando los retrocesos de la izquierda parlamentaria, lo que lo mantendría en la escena del proceso de reconciliación del PRD con la sociedad.

En cualquiera de los escenarios del Segundo Acto, Covarribias navega con bandera izada: si su agenda progresista no es retomada o votada la responsabilidad recaerá en la mayoría en el Congreso; si sus propuestas son validadas, sin duda desplegará una campaña mediática que lo coloque en el escenario político para respaldar su aspiración a la Underwood.

Histriónico, Covarrubias llegó a las primeras planas de los rotativos de la BBC y medios internacionales; ese y otros eventos de su vida privada lo han mantenido en el escenario con posturas divididas de respaldo-odio.
 
Sin embargo, habría que preguntar ¿qué queda de un político si se desmonta todo el escenario mediático, los oropeles y el acomodo ideológico de acuerdo a las circunstancias? Porque una cosa es Frank Underwood y otra Kevin Spacey. 

Tercer Acto....
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-11-13
 
2018-11-11
 
2018-11-09
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación