Morena Tlaxcala, la renovación
.
Tlaxcala, Tlax.
01/Oct/2018

EDITORIAL
 
La decisión del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Tlaxcala de mantener la misma planilla -con ligeras variaciones- al frente del Comité Directivo Estatal, está sustentada en las reformas a los estatutos aprobadas el 19 de agosto en el Congreso nacional del partido.
 
Los dos grandes acuerdos en la asamblea nacional con el presidente electo, fue renunciar al 50 por ciento de las prerrogativas y que las dirigencias nacional y las estatales se mantuvieran en el cargo hasta noviembre de 2019.
 
En ese sentido, lo que sucedió el pasado sábado en el CDE de Morena no fue una decisión "planchada" como algunos dijeron, ni representa el quiebre del proceso de elección que, hasta el próximo año, sí tendrá que seguir las reglas procedimentales para la renovación de la dirigencia estatal, con voz y voto de la base y que, sin duda, será el principio para definir la candidatura a la gubernatura del estado.
 
Con el acomodo de la planilla el pasado sábado, se han perfilando los grupos con mayor peso y con amplias posibilidades de arribar a la dirigencia en 2019 e iniciar con la organización interna para la renovación del Congreso local y la gubernatura que, hasta ahora, perfila a diputada Lorena Cuellar Cisneros y a la senadora Ana Lilia Rivera Rivera, con la intermediación de Joel Molina que, tras los buenos resultados en la pasada elección, tiene todo el peso político de la base y la dirigencia nacional para definir ahí donde se traben los acuerdos. 

Sin embargo, la forma en la que se organiza y rige Morena no le ha gustado a muchos que ven una clase de control absoluto del partido. Hablan de una estructura vertical con un grupo a la cabeza que toma las decisiones del partido nacional y las dirigencias estatales.

Por otro lado, están los morenistas que opinan que es necesaria la depuración del partido, como cerrar el paso para la creación de grupos o "tribus" que lleven al desgaste antidemocrático, como sucedió con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), de ahí el sentido de que la dirigencia nacional que ostenta el proyecto de nación busca mantener el control de las dirigencias estatales, a fin de que el partido no se quiebre en disputas internas antes de empezar a gobernar. 

Lo cierto es que el partido Morena y sus funcionarios electos, al menos en Tlaxcala, entraron en una etapa de suspensión o de asombro permanente, quizá por el hecho de que aún no saben qué es eso de gobernar de manera diferente y de dejar los vicios en los discursos y en las acciones. Sin duda, el reto inicia y la tarea no es solo mantenerse en el poder sino cambiar desde adentro las formas de gobernar. 
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-12-06
 
2018-12-04
 
2018-12-03
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación