Red de impunidad en Españita, el caso de Carolina Martínez
.
Tlaxcala, Tlax.
15/Oct/2018

EDITORIAL
 
La agresión contra Carolina Ramírez Martínez, ex trabajadora del municipio de Españita, muestra la operación sistemática de la violencia de género en Tlaxcala: el acoso sexual bajo el manto del poder de un funcionario, la criminalización en el espacio laboral y público, el despido injustificado de la trabajadora tras denunciar, las amenazas y la agresión que, en este caso, pudo constituir homicidio por parte de un grupo de mujeres contra otra por razones de género, todo bajo la mirada pasiva de las autoridades y presidente municipal, José González Guarneros

Desde marzo, Carolina Ramírez denunció el acoso sexual, las amenazas y el uso del poder del primer regidor de Españita, Óscar Ávila Portillo. Ahora, tras los hechos del pasado sábado el "se los dijimos" se vuelve a escuchar en este esquema de impunidad en los casos de agresiones y homicidios contra mujeres. 

En la rueda de prensa que convocaron las activistas de las organizaciones Observatorio Ciudadano contra la Violencia de Género y Todos para Todos, la ex diputada Eréndira Jiménez Montiel dejó entrever esa nueva expresión del homicidio por razones de género a través de la violencia de otras mujeres defendiendo el esquema patriarcal y de una sociedad que sigue estigmatizando a las mujeres que denuncian. 

Esto choca con el reclamo que la activista Rosi Orozco, durante su visita a Tlaxcala, hizo al señalar que el delito de trata de personas se mantiene, entre otras cosas, porque las víctimas no denuncian y que, si se quiere combatir y erradicar el delito, las mujeres deben denunciar.
 
Ese llamado falla en lo fundamental al omitir, primero, la responsabilidad del estado para asegurar un sistema de denuncia y acceso a la justicia eficiente, con la activación de acciones de protección y la garantía de que no habrá impunidad contra las redes de trata de personas o cualquier otra agresión a la vida, la libertad y los derechos humanos. 
 
Estigmatizada por denunciar, señalada en la comunidad y el espacio laboral, el caso de Carolina muestra las fallas en la administración pública que las organizaciones civiles siempre han visibilizado. 

Ahora, falta que las autoridades retomen el caso, investiguen y sancionen a los implicados por acción u omisión, y el caso de Carolina sirva de punto de partida para indicar que no habrá impunidad en los casos de violencia de género. 
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-11-13
 
2018-11-11
 
2018-11-09
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación