A 108 años de la Revolución Mexicana, la demanda de campesinos se sigue escuchando
.
Tlaxcala, Tlax.
13/Nov/2018

EDITORIAL
 
En vísperas de celebrar un aniversario más de la Revolución Mexicana, las demandas campesinas no han dejado de escucharse.
 
El esquema de proyección de los gobiernos y la línea discursiva en sus actos publicitarios están dirigidos al tema de la industrialización, y ha dejado de lado al campo que continúa sobreviviendo con paliativos y programas federales con amplias quejas de campesinos que han logrado organizarse.
 
Digamos que en la dinámica global el proceso de industrialización de la entidad no puede detenerse; sin embargo, también con la experiencia global de los procesos industriales sin normas estrictas de protección al ambiente, se sabe de los daños a la salud y la contaminación en países como Alemania, Francia y Estados Unidos, cuyas empresas que tuvieron que emigrar a países de América Latina con leyes atrasadas y menos estrictas para la producción.
 
Ayer, tres grupos de campesinos, unos menos partidistas que otros pero al fin con demandas legítimas, no solo dieron a conocer la situación de sus campos, sino de probables actos de corrupción de gobiernos pasados que ahora ponen en riesgo su patrimonio, como es el caso de agricultores de maíz, trigo y cebada.
 
La serie de denuncias campesinas ha pasada desapercibida ante el imponente proceso de industrialización: tal fue el caso del Proyecto Integral Morelos y los corredores industriales en la cuenca Atoyac-Zahuapan.
 
El modelo industrial y de tecnificacion sin responsabilidad cultural y ambiental que han proyectado los gobierno se resume en el diseño del programa público Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), que omitió la técnicas tradicionales para la conservación de las especies de maíz nativo en Tequexquitla por la tecnificación para la producción masiva de una sola especie, que ha sido detenido por las instancias jurisdiccionales a través de un amparo promovido por indígenas de ese municipio.
 
Con todo esto y a 108 años de la Revolución Mexicana escuchamos la misma voz y a la misma tierra, las situaciones son distintas pero la demanda se mantiene y descubre que el campo, la producción de maíz, los procesos agroecológicos, el conocimiento y uso de hongos y plantas, la conservación de los bosques y los ríos y los derechos al desarrollo cultural, exige que los gobiernos deben volver a mirar en las entrañas de la tierra. 
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-12-06
 
2018-12-04
 
2018-12-03
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación