(Opinión) Incubando Bolsonaros
.
Espiridion Conde Nieva
04/Abr/2019

UNIDAD DE DATOS
 

Me he preguntado y ahora pregunto a los escasos lectores de estas líneas, si puede existir una organización religiosa en sí que pueda reconocerse como progresista, cuando un gobierno que se pretende identificar es este sentido, acepta la alianza para la consecusión de sus fines con agrupaciones de identidad religiosa, pero, el precio de tal alianza queda condicionado a concederles el empleo de medios de comunicación masiva para la difusión de sus puntos de vista.

Pongámoslo en claro. Si identificamos a las corrientes progresistas de pensamiento con los procesos racionales de análisis y crítica, es un poco difícil intentar que se puedan vincular a los esquemas de organización y comportamiento que se basan en revelaciones o experiencias de ciertos elegidos, por más que se divinice su existencia y se reconozca la trascendencia de su doctrina. Es cierto que las enseñanzas religiosas se derivan códigos de conducta que en ocasiones se orientan a la justicia y a la sana convivencia social, aunque también podemos aceptar como cierta la posibilidad de que puede arribar a un catálogo de comportamientos aceptables y dignos de encomio al margen de los esquemas religiosos. Puede por ello establecerse sin gran dificultad que exista armoniosamente una moral religiosa frente a una moral ciudadana, lo grave resultaría de aceptar que se presente la superposición de una sobre la otra, porque es cuando surgen las detestables figuras de las teocracias frente a las religiones de Estado.

Parece que ya conocemos el mensaje de los programas televisivos y de radio de las organizaciones religiosas o de las cadenas comerciales, que se esmeran en darle el tono religioso o de corte moralista a sus mensajes, sin que nos sorprenda que arrojen resultados muy distintos a los propuestos en sus objetivos. Dichos mensajes careciendo de interés para bastante audiencia o pasan en forma de relleno programático o de plano se ubican en los segmentos de paga.

Si se reconoce que en la situación actual de convivencia armónica en un laicismo bastante tolerante con las organizaciones religiosas, en cuanto a la realización de sus prácticas y la difusión de sus mensajes, creo que no es prioritario para la administración pública actual abrir un frente más de discusión que contemple modificar el marco legal para que las denominaciones religiosas dispongan de autorizaciones o concesiones en radio y tv para difundir sus mensajes, aun cuando en parte de los mismos exista coincidencia con el enfoque moral que el gobierno de AMLO pretende impulsar.

El panorama de posibles beneficios que puede traer una medida como la que se plantea podemos percibirlo en sociedades que ya han dado este paso, donde no puede acreditarse beneficio alguno, como en los Estados Unidos y Brasil. Precisamente el título de esta reflexión se refiere al apellido del actual presidente de sudamericano, en cuanto a que para algunos observadores la proyección de este personaje, además de la polarización social impulsada por la extrema derecha de ese país, en mucho se acredita al apoyo que su campaña alcanzó en los medios de comunicación que unas iglesias poseen. ¿Acaso Bolsonaro y el mismo Trump, no poseen similitud en la forma en que se les proyectó por la vía de los medios controlados por las denominaciones religiosas?
 
  También en UNIDAD DE DATOS...  
 
2019-05-16
 
2019-05-07
 
2019-04-25
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación