¿Cuál es la acusación contra la dueña del Colegio Rébsamen?
El colapso puso al descubierto irregularidades en la construcción, en los permisos y verificación sobre la seguridad del edificio.
Zona Crítica
12/May/2019

NACIONAL
 

Un año y ocho meses después del derrumbe en el Colegio Rébsamen, tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, la directora y dueña del colegio Rébsamen fue detenida y enfrentará su proceso penal en el Reclusorio de Santa Martha Acatitla, al oriente de la Ciudad de México.

La Procuraduría capitalina informó que fue detenida en un restaurante de Calzada de Tlalpan, tras una denuncia anónima, aunque esta versión fue negada por su defensa jurídica quien aseguró que se entregó por “una decisión estrictamente personal de la profesora y de su familia”, tras negociar con la Secretaría de Gobierno capitalino y con un diputado local.

¿De qué se le acusa? 

Mónica García Villegas es acusada de homicidio culposo luego del desplome de la estructura del plantel, que ocasionó la muerte de 26 personas, siete adultos y 19 niños.

También tenía una orden de aprehensión por irregularidades en los permisos de construcción en el colegio.

El 28 de septiembre Claudia Sheinbaum presentó una denuncia penal contra Alejandro Zepeda Rodríguez y Miguel Ángel Guerrero López, exdirectores generales de Jurídico y Gobierno en Tlalpan en administraciones anteriores, así como contra la directora del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, y “contra quien resulte responsable”.

En septiembre de 2017, García Villegas obtuvo un amparo para no ser detenida, y en diciembre, la entonces Procuraduría General de la República informó que la Interpol había emitido una ficha roja para localizarla, después de haber realizado un cateo en una vivienda de Coyoacán, sin éxito.

Los daños en el plantel no fueron causados solo a consecuencia del sismo, de acuerdo con las autoridades, el colapso puso al descubierto irregularidades en la construcción, en los permisos y verificación sobre la seguridad del edificio.

De acuerdo con un estudio elaborado por la asociación civil Impunidad Cero hay varios responsables: la Delegación Tlalpan, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), la Secretaría de Educación Pública (SEP), los Directores de Obra, la propietaria de la escuela, Mónica García Villegas, y las Sociedades Enrique R S.C. y Secundaria Enrique Rébsamen.

¿Cuáles fueron las irregularidades?

El edificio fue construido en 1983, por lo que no se adecuaba a lo establecido en el Reglamento de Construcciones creado dos años después del terremoto de 1985, además de que en 2009 se le agregó un cuarto piso, que sumaban 225 toneladas, sin haber reforzado el diseño estructural.

Con la remoción de escombros de la escuela se encontraron más evidencias físicas de que la construcción estaba mal hecha, como una columna colapsada porque no aguantó el peso, o losas que superan por mucho los 40 centímetros de grosor que debían tener como máximo para un edificio así.

Bajo la gestión de Claudia Sheinbaum, la delegación tomó la decisión de no difundir información del colegio durante cuatro meses, amparándose en una orden judicial. El Comité de Transparencia Delegacional, en sesión extraordinaria el 27 de octubre de 2017, reservó la información .

Sin embargo, la notificación solo exigía la reserva de los datos personales y no había ninguna prohibición expresa que impidiera generar versiones públicas.

Verificado 2018 corroboró que el colegio presentó un certificado de uso de suelo falso para operar en el predio y carecía de programas de protección civil,como señaló en un inicio la delegación, aunque después encontró los de 2016 y 2017, que correspondían a la gestión de Claudia Sheinbaum. El gobierno de la Ciudad de México conoció de estas irregularidades, pero no clausuró sus instalaciones.

En el expediente del Colegio Rébsamen no figuraban los programas internos de Protección Civil, pese a que deben ser renovados cada año.

En su lugar, había un oficio de prevención del 31 de julio de 2017, en el que se le otorgaban cinco días hábiles para subsanar las observaciones o el trámite sería rechazado. Pero el trámite no fue resuelto. El plazo para resolverlo se vencía tres meses después, el 31 de octubre, pero el sismo ocurrió antes.

El colegio tuvo que ser clausurado

El predio Rancho Tamboreo 19 tenía un certificado de uso de suelo falso. Verificado 2018 pudo corroborar que la constancia de uso de suelo presentada en el expediente no correspondía a la escuela, sino a un predio ubicado en la calle Ferrocarriles del Río Frío, manzana 16, Lote 13, Colonia El Rodeo, en la delegación Iztacalco, según confirmó la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) mediante solicitud de información.

En enero de 2017, el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) detectó que el colegio había entregado un certificado falso de acreditación de uso del suelo por derechos adquiridos. Ante la duda, el INVEA cotejó con Seduvi el certificado de acreditación de uso del suelo por derechos adquiridos de Rancho Tamboreo 19 que entregó la directora, y constató que no correspondía al predio en el que se encontraba el colegio.

La institución exigió una multa de 107 mil pesos y conminó a la escuela a que dejara de operar como colegio o que presentara un certificado válido que ampare el uso de suelo y superficie utilizada. Sin embargo, la directora de la escuela, Mónica García Villegas, apeló la resolución y la escuela se mantuvo abierta.

La Fiscalía Descentralizada en Investigación en Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México inició en febrero de 2017 una investigación contra García Villegas por el delito de falsificación y uso indebido de documentos, bajo la carpeta de investigación CI/FEDAPUR/A/UI-2 C/D/00111/02-2017.

Unos meses después, el 27 de septiembre de 2017, García Villegas presentó una demanda de amparo con la que logró suspender cualquier orden de detención y congelar la información que las autoridades podían proporcionar sobre ella. Fue esta la razón por la que tanto la delegación Tlalpan como el INVEA se basaron para reservar la información.

El último certificado público de uso de suelo determina que el único uso de suelo permitido es el habitacional, con un máximo de tres niveles de construcción. En 2015 y 2016, la escuela construyó una ampliación del edificio que se desplomó, de acuerdo con algunos padres de víctimas. Sin embargo, en el expediente no aparece ningún registro de manifestación de construcción. En este caso, también es posible que la obra se realizara de forma clandestina, sin notificarse a la delegación.

“Nunca construí un cuarto nivel en el Rébsamen”

La directora del Colegio Rébsamen negó que haya construido un cuarto nivel en el plantel, obra a la que se atribuye el derrumbe y aseguró que la PGJCDMX, ha mentido a los medios de comunicación y a los jueces porque nunca se construyó otro nivel.

“Yo nunca construí un cuarto piso, y yo cuento con las dos licencias de construcción de ambos edificios que se extendieron en 1983. Yo vivo ahí desde 1984”.

García Villegas explicó que lo que se hizo fue una remodelación de madera para un asoleadero.

“Fue una remodelación de madera para un asoleadero, que terminó en un procedimiento administrativo que derivó en una multa que se pagó en 2014. Fue una remodelación, el departamento ya existía, documéntense y verifiquen”, dijo en entrevista para Grupo Imagen. 

 
  También en NACIONAL...  
 
2020-01-02
 
2019-12-11
 
2019-11-26
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación