Cumple un año veto a Ley contra el uso de popotes: gobernar en clave ecológica
(Foto: Poblanerías)
Tlaxcala, Tlax.
08/Jun/2020

EDITORIAL
 

Las reformas a la Ley de Ecología y de Protección al Medioambiente de Tlaxcala, que incluye la reducción paulatina del uso de popotes y plásticos de un solo uso, cumple un año con dos meses vetada por el Ejecutivo local. 

El 12 de marzo de 2019 los diputados avalaron una serie de reformas y adiciones a la Ley de Ecología con la finalidad de disminuir, paulatinamente, el uso de plásticos con multas que van de los 422 pesos a los 8 mil 449 pesos contra quienes usen, produzcan o comercien popotes, bolsas y unicel. 

A pocos días de su aprobación, el Ejecutivo local vetó las reformas y el entonces titular de la Coordinación General de Ecología, Efraín Flores Hernández, señaló que la ley afectaría el empleo y el comercio formal e informal dependiente de la industria del plástico. 

Ese mes la organización internacional Greenpeace criticó la decisión de Tlaxcala y detalló que si bien la norma afectaría la economía local no la perjudicaría debido a que solo el 3 por ciento de la producción de plásticos es de materiales de un solo uso como bolsas de supermercado, y el 0.05 por ciento dedicado a la producción de popotes. 

El tema parece ir más lejos y tener otros intereses que van más allá de lo ecológico, y es que de acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Inegi, Tlaxcala tenía en 2017 solo 37 unidades económicas de la industria del plástico en algunos de sus segmentos, contra 700 unidades económicas en la Ciudad de México que, desde hace dos años, aprobó la prohibición de plásticos de un solo uso... el argumento de la afectación de la economía es un falso debate.  

En días recientes los diputados locales encargados del estudio sobre los cinco puntos observados por el Ejecutivo han señalado que están por enviar las modificaciones para que las reformas sean avaladas, publicadas y entren en vigor. 

Los tiempos de la pandemia nos obligan a reflexionar que una crisis sanitaria o ambiental puede tirar a las economías globales, y uno la prohibición sobre el uso de los plásticos.

En ese sentido, ¿Las políticas en clave ecológica requieren medidas o cambios tajantes o pueden ser negociables? Para evitar confusiones y desinformación social, es necesario que los poderes encargados de las leyes y su ejecución informen sobre la afectación real a la economía y el empleo relacionada a la producción de plásticos y si esta es proporcional al daño ambiental. 

La tendencia global indica que más de una docena de países han prohibido el uso de popotes y bolsas de plástico; en México al menos 12 estados ya reformaron sus leyes.   

Lo anterior obliga a pensar que es responsabilidad del Estado reducir la informalidad laboral, garantizar empleos justos e ir adecuando las políticas con perspectiva ecológica y no al contrario al proteger una red comercial del polietileno sin perspectiva ecológica.

 
  También en EDITORIAL...  
 
2020-06-25
 
2020-06-12
 
2020-06-01
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación