Espacio Común
J. Domingo Calzada Sánchez
¡Domingo Arenas vive!
08/Ago/2011

 

El 4 de agosto de 1888, nació en Santa Inés Zacatelco el General de División Domingo Arenas Pérez, que es catalogado simplemente como militar mexicano que participó en la Revolución Mexicana.


Mario Ramírez Rancaño es investigador del Sistema Nacional de Investigadores y  catedrático en la Universidad Nacional Autónoma de México, como presentación de su libro "La revolución en los volcanes. Domingo y Cirilo Arenas", escribe: “Este libro, de tinte marcadamente reivindicatorio, basado en la consulta de fuentes de investigación originales, demuestra que como nadie, los hermanos Arenas tuvieron un fuerte arrastre entre el campesinado de la zona de los volcanes, y a pesar de la leyenda negra que se ha tejido en torno a ellos, repartieron más tierras que los zapatistas y carrancistas juntos”.


En otra parte de su libro se puede leer: Los hermanos Arenas sobrepasaron los ideales del zapatismo, pues, de acuerdo con los resultados de su búsqueda documental, en el libro nos señala que Domingo Arenas forma ocho colonias agrícolas en Tlaxcala y once en Puebla. Fundó colonias agrícolas en la zona de Españita y Calpulalpan, y los restantes en torno a San Martín Texmelucan. Y, a su vez, lleva a cabo once repartos agrarios en Puebla y Tlaxcala, donde invadió una treintena de haciendas. Luego, entonces, no hubo tal traición, pues, a decir del especialista, si alguien fue agrarista, ése fue Domingo Arenas".


Está documentado que los hermanos arenas: Domingo, Cirilo y Emeterio, contaban con un ejército bien pertrechado y con amplio respaldo del pueblo, en el momento en que fue asesinado por la gente de Zapata. No es casual que el carrancismo hiciera muchos esfuerzos para pasarlo de su lado. ¡Cuánto pesaba el arenismo en el movimiento zapatista? ¿Su asesinato fue por considerarlo traidor o por frenar su influencia en el Sur?


No lo sabremos. Lo cierto es que siendo de Zacatelco, existen anécdotas no documentadas que uno escucha, como el dato de que el ejido de Zacatelco, en el que se encuentra el Chatlal, hoy centro turístico ejidal, fue el tercero en firmarse de todo el país y que una mujer de San Juan Huactzinco fue Capitana del Estado Mayor del General, luchando a la par con los hombres, por sus ideales.


No considero necesario que a Domingo Arenas y sus hermanos les hagan falta los homenajes que, quizás, merezcan. Yo creo que viven en el en el corazón y en la memoria de quienes nos sentimos orgullosos de sus logros y de su legado.


Para quienes hoy la usan como eslogan, les informo que esta parte de lo nuestro, con la imagen del General al fondo, entre otras muchas, fue uno de los motivos para acuñar la frase de batalla  “Zacatelco: el corazón del sur”.


 
 
  Otras entradas de: Espacio Común  
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación